Declarada de utilidad pública

Búsqueda en los contenidos de la web

Está viendo:

Noviembre 2008

Destacados

Noticias

 Asturias, Cultura  en Rede

Asturias en Rede

www.asturiesculturaenrede.es
 

La Consejería de Cultura, Política Llingüística y Turismo pone en marcha, en colaboración con los ayuntamientos asturianos, "Asturies, Cultura en Rede", un proyecto para la difusión de las artes escénicas, la música, la literatura, las artes plásticas, el cine, el patrimonio y la cultura tradicional en el Principado. Con el objetivo de dar mayor visibilidad a las creadoras y creadores de Asturias, dinamizar la cultura y vertebrar el territorio, programa circuitos culturales temáticos, en los que se prioriza la participación de pequeños y medianos municipios, y que permiten la programación de distintos espectáculos teatrales y musicales, exposiciones y eventos literarios y de música tradicional presentados por diferentes compañías, grupos y artistas asturianos.

 

Ver todas

Buzón de sugerencias

  Buzón de sugerencias

Envíanos tus sugerencias

Ponte en contacto con nosotros y envíanos tus comentarios

Cantando bajo las balas

"Cantando bajo las balas" es la crónica - en clave cómica y musical - del primer acto oficial franquista de la historia, que tuvo lugar el 12 de octubre de 1936 en el Paraninfo de la Universidad de Salamanca y cuyo gran ausente fue, curiosamente, el mismo Francisco Franco, que no obstante envió en representación del a su mujer, Doña Carmen Polo. Allí figuraban otras personalidades, a algunas de las cuales se las cita en la obra, pero dos de ellas se hicieron con total protagonismo de aquella mañana: el General Millán Astray, fundador de la Legión y Don Miguel de Unamuno, que para espanto de todos se enfrentaron con una violencia inesperada, llegando casi a las manos, al punto de que este último estuvo a punto de ser linchado por los legionarios y los falangistas presentes, algo que sin duda hubiera sucedido si no llega a mediar la protección de Doña Carmen Polo.
Esa mañana se vertieron prolijos y farragosos discursos, que aunque pasaron sin pena ni gloria, podemos considerar los primeros y balbuceantes ensayos de la monótona representación que se prolongaría durante cuatro décadas.

volver

Patrocinadores